VIDA Y DESTINOS

La literatura ha sido un pilar imprescindible para interpretar mi vida y para comprender mi destino. Los libros han sido bálsamo, guía, fuente, lucidez y sentido. Son muchos los libros que han ayudado a forjar la persona que soy, especialmente “VIDA Y DESTINO” de Vasili Grossman. Es por ello que me he atrevido a renombrar mi página web profesional con el nombre “vida y destinos” soy un médico que ayuda a curar la vida de las personas, y al mismo tiempo soy un artesano que les ofrece herramientas para embellecer su destino.

Vasili Grossman era corresponsal del diario soviético “Estrella Roja” cuando se encontró en la calle el cadáver de una mujer con una carta en las manos, aquel día su columna publicó el contenido de aquella carta: “Hijo mío, me alegro de que no estés a mi lado y que no tengas que conocer este horrible destino. Recuerda que el amor de tu madre siempre estará contigo. Nunca nadie tendrá el poder de matarlo”.

Son muchos los que consideran que, sin saberlo Vasili Grossman estaba elevando a la literatura el periodismo. Aquellas terribles experiencias son las que nutren “VIDA Y DESTINO” novela imprescindible para entender los misterios más sorprendentes del corazón humano, las alianzas más inverosímiles, las pequeñas y terribles guerras dentro de una guerra mayor, y por supuesto el amor dentro de la guerra.

El descubrimiento de la masacre nazi de 30.000 judíos, incluida su propia madre, en su pueblo natal, Berdíchev, le decidió a destapar la complicidad entre nazis y comunistas que había posibilitado este exterminio; Ilyá Ehrenburg escribió: “A finales de 1943, junto con V. Grossman, empecé a trabajar en una compilación de documentos… Decidimos reunir diarios, cartas personales, relatos de víctimas supervivientes o de testigos oculares de la aniquilación de los judíos cometida por los nazis en los territorios ocupados” Grossman fue el primero en entrevistar a los supervivientes de Treblinka, y como he dicho fue de los primeros que dio aviso de los campos de concentración nazis y soviéticos. Intentó publicar su obra aprovechando la “apertura” de Kruschev, el resultado fue que su novela fue secuestrada y eliminada por la KGB. Murió creyendo que su obra fue eliminada por completo, murió de un cáncer de estómago, la ignominia sobre su obra fue un bocado difícil de digerir, Por suerte algún manuscrito sobrevivió y gracias a ello tenemos ese testimonio invaluable de los horrores del siglo XX. Y como soy de los que piensa que en el universo todo está equilibrado de alguna manera, mantengo la esperanza de que parte de su ser pueda disfrutar del gozo literario que nos ha provocado en sus lectores, pues hay quien dice que Vasili Grossman aspiraba a cambiar el mundo con su novela, lo cierto es que, “Vida y destino” cambia la vida de cualquiera que lo lea.

Homero decía que: “Los dioses tejen desgracias para que a las generaciones de los hombres no les falte qué cantar”, el siglo XX con todo su dolor es la vena donde se nutre esta monumental obra.Como médico y terapeuta sistémico ayudo a que el “canto” que resulta en cada persona esté libre de sufrimiento en la medida de lo posible, que cada ser humano a quien yo pueda ayudar, encuentre la dignidad, la libertad y el amor, aún en circunstancias difíciles.